domingo, 29 de diciembre de 2013

A veces


Me rodeo de fuerzas imposibles y ellas me hacen fuerte.

Desde entonces se me rebelan las olas del mar,

se cela el viento que con su látigo llora mi oído

y yo sonrío a mis pasos que no saben a donde van.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada